viernes, 5 de mayo de 2017

Anastasia - Capítulo 23 y último - Al descubierto

Y Anastasia volvió a sus recuerdos que parecían tan lejanos, y sin embago habían ocurrido hacía a penas unos pocos meses.  Entornó los ojos y sonriente se dejó mecer por la suave brisa del prado y su olor a hierba y a flores.  Esa parte era la que más le gustaba de la casa, y en ella junto a Christian y los niños jugaban,  y , en solitario se amaban, mecidos por el suave viento de los verdes prados.


Y volvió al día del cumpleaños de Christian de su vigésimo octavo cumpleaños, en que todo se precipitó, en el que hubo alegría y felicitaciones, pero también descubrimientos insólitos que dejaron el camino libre de una parte de su vida, para convertirla en clara y diáfana.

" Los padres de Christian le habían preparado una fiesta, que por lo visto hacían todos los años, pero la de éste, resultaría insólita, perturbadora y finalmente feliz, muy feliz.  Llegamos a casa de los Grey y ya estaba todo preparado. Al entrar  recibidmos una buena reprimenda de una asustada Kate que debía creer que Christian poco menos que me tenía secuestrada y me llevaba por un camino a la perdición. Tuve que aclararle que transitaba por donde yo quería, por el sendero que me hacía plenamente feliz, y que ningún riesgo corría con él porque siempre me protegía, hasta de mí misma."

"Tras los abrazos con sus padres, Christian tomo dos copas de chmpan y una me la dio, con la otra alzándola brindó por la buena suerte que habían tenido Ross y él, pero no deseaba empañar ese día tan especial con un mal recuerdo. Cuando todos supieron lo que pensábamos  hacer, estallaron en un aplauso, sorprendidos por ello.  Nadie imaginó que Christian en tan pocos meses dejaría de ser un hombre solitario y triste al que no permitía que nadie se le acercara, en alguien totalmente distinto, sonriente y feliz.!"


"Sus padres y hermanos se acercaron a nosotros abrazándonos emocionados. El doctor Flynn, sorprendido también, aunque conocedor de la trayectoria de Christian, tampoco le pilló de sopresa.  Pero hubo alguien que clavó su mirada en mí, como si fuera un puñal; no dijo nada, ni siquiera se acercó a nosotros.  Torció el gesto y salió de la habitación.  Todo era alegría y buenos augurios.  Christian no me soltaba de la mano y Grace nos abrazaba alternativamente porque quizá pensaba que tenía que desquitarse de tantos años en que no lo pudo hacer.  Él me miraba y en sus ojos había una luz especial, mitad emoción y mitad alegría .  Yo flotaba en una nube.  No podía creer que fuera a casarme con el hombre de mis sueños, por el que daría mi vida entera.2

"Mia quiere consultrme algo y salimos al pasillo.  Me da una copa con un cóctel que ha hecho su padre y me pide consejo para atraer a Ethan:  Creo que se ha enamorado de él, pero no termina de decidirse. Me pregunta sobre sus gustos y le aconsejo que hable con Kate, porque nadie mejor que ella para decórselo.  A pesar de que le conozco hace tiempo,  mis conocimientos sobre él son muy limitados.  Me agradece el consejo y sale en busca de Kate.  Bebo un sorbo del brebaje que ha preparado Carrick, y aunque me agrada, noto que el alcohol reina  en la copa y por tanto habré de andar con cuidado. Voy a depositarla sobre una mesa, cuando alguien sale a mi encuentro y hace que deseche la idea."

"Elena está furiosa conmigo.  Es como si hubiéramos tenido que pedirle permiso para casarnos ¿ quién es ella para criticar nuestras decisiones?  Me interpela agriamente y llega a insultarme.  Yo le echo en cara su comportamiento con el joven Christian y nos enzarzamos en una serie de reproches que termino cuando arrojó el líquido de mi copa a su rostro."


"Christian iba buscándome y al pasar cerca escuchó las voces y al reconocerlas y presentir que algo grave ocurría decidió intervenir.  No deseo recordar el enfrentamiento que se produjo entre ellos, porque aún se me eriza el vello.  Pero lo que lamento profundamente es que Grace tuviera que enterarse de esa forma de la adolescencia de Christian y quién fue la culpable de ello.  La echó de su casa y ellos dos se quedaron a solas.  Era el momento en que él abriera su corazón y contase de una vez todo lo ocurrido entre ellos.2

"Estaba desolada. Un día que debiera ser tan feliz, esa maldita mujer lo había echado todo a rodar.  Sería imposible olvidarnos de ello.  Necesito reflexionar sobre todo lo ocurrido.  Lamento que Grace pase el mal trago de saber el estilo de vida que llevó su hijo inducido por esa mujer.  Me angustia, y necesito algún rincón lejos de la gente en el que pueda serenar mis nervios.  No hay un lugar sobre la tierra más aparente que el cuarto de Christian, y hacia allí me dirijo".

"Necesito rodearme de sus cosas, transportarme a  esa edad en que comenzó todo.  Es como si de esta forma pudiera ahuyentar todo lo que vino después; pero no se puede, ocurrió y será imborrable en nuestras vidas, pero también fue el motivo por el que comenzó nuestra relación y que culminará felizmente en casamiento. El tiempo pasa y me pregunto sobre lo sucedido entre madre e hijo. Ignoro si ha pasado una hora, o más, pero he de ir en su busca.  La fiesta era para él, para nosotros, y los invitados se extrañarán que no estemos ninguno de los dos".


"Bajo las escaleras que conducen a la planta de abajo, y veo que él sube buscándome.  En su cara se ha apagado la alegría de esta mañana. La arruga de su entrecejo es más profunda y en sus ojos hay una tristeza infinita.  Se me parte el corazón por este hombre al que le cuesta tanto ser feliz, y me arrojo en sus brazos.  Y le abrazo y le beso con toda mi alma, para ahuyentar o, al menos atenuar, la angustia que siente."

"Nos hemos incorporado a la fiesta y en un aparte me dice que tenemos que hacer algo. Me tiende su mano y voy tras él.  Le confiaría mi vida si fuera preciso.  Salimos al jardín y llegamos hasta el embarcadero.  De él sale una luz especial que me llama un poco la atención. " Ven ", me dice y abre la puerta cediéndome el paso.  Cuando entro me quedo quieta en el umbral ante lo que mis ojos están viendo: hay luces por todos sitios, y flores, muchas flores de distintos colores de maravillosas formas y tamaños, todo cubierto por ellas. Christian me abraza y me dice muy dulcemente pegado a mi oido " querías flores y corazones.  Mi corazón ya lo tienes , y aquí están..." y me señala el entorno de la estancia.  No puedo evitar echarme a llorar; la emoción me desborda, y veo que se arrodilla y de un bosillo extrae un estuche que abre ante mis ojos.  Me muestra un anillo de compromiso y nuevamente me pregunta si deseo casarme con él."


Anastasia, se había quedado dormida y tenía un maravilloso sueño.  Todo se había hecho realidad.  Habían formado una familia, la suya propia.  Se amaban más intensamente que el primer día y ahora todo era diáfano y claro en sus vidas.  Unos gritos infantiles terminaron de despertarla, cuando escuchó la voz de su marido llamando a Phoebe y pidiendo a Teddy encontrar a su madre.  Mientras ella, al escucharles,  sonreía feliz.  Allí estaba la vida: su marido y sus hijos, su familia.  Habían caminado por un tortuoso camino, pero al final todo es liso y diáfano porque él lo inunda todo de luz. Fue, es y será siempre el amor de su vida, al único hombre que ha amado y al único hombre al que pertenece y nada ni nadie pudo cambiar eso.

Autoría 1996rosafermu .  Basado en la trilogía de E L James Cincuenta sombras de Grey
Editado: Abril de 2017
Ilustraciones:  Archivo de 1996rosafermu
DERECHOS DE AUTOR RESERVADOS